miércoles, 5 de marzo de 2014

Inquietantes parecidos

 
Hoy estoy completamente abrumada. Por más que le doy vueltas a la cabeza, no puedo evitar pensar que es imposible que sucesos así ocurran. Sí, es cierto que en un momento u otro todos hemos comparado a nuestros amigos o familiares con otras personas por su parecido físico, sus gestos, su forma de expresarse,... o por cualquier otra razón. Sin embargo, en mi caso, resulta abrumador, y casi aterrador, comprobar que prácticamente esas dos personas son una réplica. Y eso es lo que me asusta.
 
La miro a los ojos y la veo a ella. La escucho hablar y la veo a ella. La observo moverse y la veo a ella. Es inquietante ver a través del cuerpo de otra persona a tu madre fallecida hace ya más de veinte años. Y es más inquietante aún tener flash back sucesivos con esa otra persona que tanto se le parece. Es como si realmente tuviese a mi madre frente a mí, hablándome, sonriéndome, acompañándome,... pero sin ser ella, sin ser su cuerpo ni su voz... ni sus ojos.
 
 
Llevo varios días inquieta. Y a pesar de ser feliz por tener la oportunidad de vislumbrarla a ella a través de otra persona, me asustan terriblemente mis sentimientos. Sí, soy feliz. La veo. Y casi podría asegurar que la siento. Incluso me he llegado a convencer de que es ella en otro cuerpo y otro espacio paralelo. Pero también me enfado. Me enoja pensar que ella podría estar viva con ese carácter tan absorbente, tan indeciso y tan... débil, que yo no recuerdo como suyo. Me enfurece creerlo si quiera.
 
¿Es posible que en determinados momentos esa otra persona me recuerde tanto a ella provocando que se me erice la piel y, en otros momentos, en la mayoría, no pueda ni si quiera vislumbrarla ni de lejos? ¿Cómo es posible que en la misma persona existan esos dos polos opuestos tan distintos? ¿O es que quizás no son tan distintas? ¿Es que acaso soy yo la que me estoy engañando? ¿De verdad mi madre era... así? ¿Tan insegura de sí misma? ¿Tan dependiente de las personas? ¿Tan... inconformista con la vida y con las personas? No puedo creerlo. ¡No quiero creerlo!
 
 
Hoy me voy nuevamente a la cama con la sensación de que realmente no conocía a mi madre, no conozco a esa otra persona o, muy certeramente, de que no conozco a ninguna de las dos. Al fin y al cabo han pasado más de veinte años desde que mi madre falleció y, por otro lado, a esa otra persona apenas la conozco. ¿Puede ser, quizás, que estos días eche de menos a mi madre y necesite verla a través de otros ojos, otro cuerpo y... otra persona?
 
Hoy dormiré profundamente con estos pensamientos en mi cabeza. Quizás, esta noche, sea capaz de ver la verdad en toda esta historia.
 

DESCRIPCIÓN
Amadora, su intrigante protagonista, no quiere recordar por qué su padre murió dos veces
y, las dos, ahogado. Pero su nieto está decidido a que la pregunta,
que marca también su propia cara oculta, no quede sin respuesta.
Precio: 8€
Precio con envío (Correos): 12€
ESTADO: Nuevo
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario