martes, 29 de abril de 2014

Cuidarse es Salud Activa: ritual diario de belleza

 
Mi ritual de belleza diario no es negociable. Es algo natural que, a base de repetirlo día tras día, me sale solo; como respirar.
 
Me levanto temprano: a las 8:00h de la mañana, y me estiro como un perezoso minino, desafiando las leyes mismas de la gravedad, rítmicamente, y estimulando y despertando todo mi cuerpo con cada movimiento que hago.
 
 
Después, imperdonable, un buen lavado de cara con agua bien fresquita, para despertar todas las células de mi rostro. Es inevitable imitar un cuenco con mis manos para mantener el rostro en el agua un par de segundos más de lo estrictamente convencional. Se agradece ese toque de frescor mañanero.
 
 
Un buen café y unos largos cinco minutos para organizar el día,  normalmente sentada en el sofá, mientras observo por la ventana cómo el mundo va despertando; es algo de lo que no prescindo. Me encanta escuchar el ajetreo de la calle. Sus singulares sonidos se introducen por mi ventana para llamar mi atención, recordándome que no puedo retrasarme más.
 
Me pongo un chándal que dejé listo la noche anterior y, decidida y llena de energía, salgo a la calle con mis tres perros: tres cocker spaniel. El orgullo y la alegría de mi casa.
 
 
Tras un par de horas jugando con ellos, oliendo y buscando, subo a casa y les doy de desayunar. Extasiados, engullen su comida y se distribuyen en las colchonetas esparcidas en el salón para su deleite y confort. ¡No sé quién vive mejor!; si ellos o yo.
 
Cumplidos mis labores de madre adoptiva y después de comerme un par de tostadas, cojo mis apuntes, mis libros y mis cuadernos y me pongo a estudiar. Tres, cuatro o cinco horas suelen ser suficientes, aunque hay veces que me enfrasco tanto en el temario, que incluso se me olvida comer.


Aunque procuro tomar un yogurt o una pieza de fruta para hacer un descanso, hay veces -lo reconozco- que ni me acuerdo de hacerlo.
 
Finalizo con el enriquecimiento mental, bebo un vaso de agua fresquita y preparo la comida. Suelo optar por dos platos. Un primero basado en verduras, crema o sopa. Y un segundo a la plancha, ya sea de pollo, cerdo o ternera. Si hago legumbres, sólo preparo un plato, aunque completito. Eso sí, un poquito de pan no falta nunca.

 
Espero a mi chico que llegue de trabajar y, juntos, nos sentamos a la mesa y disfrutamos del placer de tan digno banquete. Nos contamos las anécdotas del día y, riendo, nos tomamos el café de "después" (de después de la comida, claro ;p).

 
Una vez más, pero esta vez acompañada, saco a mis perros a la calle. Es un deleite verles disfrutar, jugar y sin ningún tipo de preocupación. Añoro la época en que yo tampoco tenía preocupaciones. ¡Qué lejos quedaron aquellos días!


Normalmente, por la tarde, disfruto de la compañía de mis sobrinos o aprovecho para escribir, leer o dibujar (una afición que me encanta y practico a diario). Suele relajarme bastante y me absorbe tanto, que desconecto completamente del mundo que me rodea. También bebo un par de vasos de agua fresquita.

 
Por la noche, y después de cenar algo ligero (normalmente, un pescado a la plancha, una ensalada o varias piezas de fruta), me vuelvo a lavar la cara con agua y jabón, y me embadurno el rostro con una crema hidratante de noche. Inmediatamente después, me echo una pizquita de crema específica para el contorno de ojos.

 
Bebo el último vaso de agua... ¡y ya estoy lista para meterme en la cama y dormir como un bebé! ¡Mañana será otro día!

 
Aquí os dejo el anuncio de hoy:

 
DESCRIPCIÓN
Usado. En muy buen estado.
Han pasado casi diez años desde que Cath y Portia, amigas inseparables en la universidad, tomaron rumbos diferentes. Algo gordo sucedió entre ellas, y aquel grupo de amigos tan enrollados acabó disolviéndose después de graduarse. Desde entonces, todos han estado buscando más o menos lo mismo, la pareja soñada o el trabajo ideal -las dos cosas a la vez sería demasiado pedir-, hasta que un buen día, por fin, se cumple el sueño de Cath: dejar su carrera de publicista para abrir un café-librería junto a Lucy, la mujer de su amigo Josh.
Precio: 10€
Precio con envío (correo ordinario): 14€
ESTADO: DISPONIBLE
 

1 comentario:

  1. Quise progresar en el campo laboral y conseguir un ascenso así que busque los beneficios de el Carta Natal y Mapa Psíquico,al utilizarlos con mucha fé mantuve un empleo seguro
    y me sentí en armonía.

    ResponderEliminar