miércoles, 28 de mayo de 2014

Sin un pelo... de tonta

 
En tema de calvicies, me quedo corta. Areatas, androgenéticas, difusas o cicatriciales. Para mí, son palabras sin sentido ni significado.
Y cuando ayer una colega me habló de ello, lo cierto es que no supe ni qué decir. Mi desconocimiento del tema era (y es) tal, que no pude evitar reír cuando empezó a explicarme por lo que ella había pasado. Y lo cierto es que el tema no era (ni es) para risa.
 
 
Cuando hablamos de alopecia, generalmente damos por hecho que hablamos del sexo masculino. ¡Y nos equivocamos! Muchas mujeres también sufren de este tipo de calvicies localizadas que, como poco, son un incordio inesperado.
 
Pero cuando te explican que dependiendo de la cantidad de pelo que se te cae, hablamos de un tipo de alopecia u otro, no puedo evitar imaginarme a esa persona contando sus pérdidas peludas con ansiedad desatada: setenta y nueve, ochenta, ochenta y uno... deseando no pasar nunca del número cien, que -al parecer- suele ser la pérdida habitual diaria.
 
 
Cuando me habló de la obsesión que la llevó a observar los cueros cabelludos de todos los que la rodeaban, no pude frenar mi risa en absoluto. "Menuda melena tiene esa" pensó en ocasiones. "Uy, esa no, pobrecilla" me confesó que pensó en otras oportunidades. Y así, imaginé la cantidad de pensamientos incoherentes (o razonables, según se mire) que se le pudieron pasar por la cabeza cuando esa obsesión la atrapó por completo: largas melenas brillantes, abuelas con poco pelo, hombres destinados a pasar frío todo el año,...
 
 
Después de esta conversación en la que me confesó que tenía muy asumido su problema de calvicie, me di cuenta de que realmente la alopecia en una mujer es también un problema de estilismo, belleza y atracción. Porque sí, señores, hay pelucas. Pero también hay otras formas de mostrarnos estilosas que colocarnos en la cabeza los pelos cortados de otra. Están los gorros, los pañuelos y la seguridad en nosotros mismos. ¡Qué mejor manera que mostrarnos al mundo que siendo felices con nuestra falta de pelo!
 
 
Os dejo un enlace donde, curiosamente, podéis veros cómo estaríais sin pelos en la cabeza. Sí, sí. Tú envías tus fotos con pelo y ellos te las reenvían sin pelo, para que te hagas una idea de cómo quedarías calva. ¡Muy original y práctico!
 
 
Os dejo el anuncio de hoy...
 
 
DESCRIPCIÓN
Peluche osito. Te quiero.
Varios colores.
Original y Único. Nuevo.
Precio: 5€
Precio con envío (correo ordinario): 8€
ESTADO: DISPONIBLE
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario