viernes, 8 de agosto de 2014

No sabemos comprar

 
No sabemos comprar. Es un hecho y es verídico.
 
Nos metemos en las tiendas con anteojeras. Y no me refiero a la crema que disimula la coloración amoratada bajo los ojos, sino a las piezas que tapan lateralmente los ojos de un burro para que no le fuese posible mirar por los lados, sino únicamente de frente.
Y es que cuando vamos a comprar, ¡nos volvemos locos! ¡Oferta! ¡Ofertaaaa! ¿Oferta? ¿Desde cuándo? A ver, señora, si una unidad cuesta 6€ y dos unidades cuestan 15€, ¿dónde está la oferta? Y por mucho que se lo expliques, ¡nada! Que la señora se lo lleva convencida de que se está llevando el chollo de la tienda. ¡Y no se lo quites! Que te saca las uñas...
 
 
 Y es que nos cegamos. ¡Está comprobadísimo!
 
¿Y los ofertones? ¿Ofertones? Yo los llamaría "engañones para tontorrones". Sí, sí. Porque a veces me dan hasta vergüenza. Que lees el cartel y no sabes si reír o llorar. ¿Antes 19,95€ y ahora 19,90€? ¡Tomaaaaa! ¡Qué me ahorro cinco céntimos! ¡Chollazo! ¡Ya tengo para vacaciones!
 
 
Muchas tiendas nos quieren despistar, o engañar, que a veces no me queda muy claro, y ofrecen "chollos" que realmente no han existido nunca. Como por ejemplo las ofertas por un tiempo determinado. Sí, sí, pero un tiempo que no va a transcurrir nunca. Oferta del 24 de Julio al 24 de Junio, y el cartel lo cuelgan a finales de Julio. ¡Así no hay quién pille la oferta! ¡Y mira que he dormido en la puerta de la tienda, como en el concierto de One Direction! Haciendo cola y todo, pero no tuve oportunidad.
 
 
En algunas tiendas, incluso te encuentras con carteles de "ahora o nunca" o "esta es tu oportunidad" por algo que realmente ni lo vale.  El producto normalmente cuesta 5,95€ y en el cartel lo ofertan como un chollo a 6,90€. ¡Toma! ¡Me llevo dos! ¡Que esta oferta no la veo todos los días!
 
 
Creo que me está empezando a dar miedo salir a comprar. Entro en el supermercado comiéndome el mundo y, cuando salgo, el mundo me ha comido a mí... y a mi tarjeta de crédito. Y todos los chollos que creía haber cogido se han convertido en 12,98€ de pérdidas, pérdidas por no leer, claro. ¡Por tonta! Porque una es tonta por no fijarse.
 
 
Y yo que me creía la reina de las ofertas, me he convertido en la "chollos", como me llaman mis amigas. Y es un mote que difícilmente me voy a poder quitar, a menos que encuentre un chollo que realmente merezca la pena. Y no lo tengo muy claro... que la pasión me puede.
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario