domingo, 19 de octubre de 2014

19 de Octubre: El cáncer y un lazo que nos une

 
Hay MUCHAS formas de demostrar que formas partes del lazo que nos une para luchar contra el cáncer: Carrera en Marcha contra el Cáncer (Los beneficios que se obtengan por inscripciones y donativos se destinarán íntegramente a la Asociación Española Contra el Cáncer), concierto contra el cáncer (un evento muy especial en el que contamos con las mejores voces femeninas del pop español, que se unirán a nuestro concierto solidario y cuyos beneficios también se destinan a la Asociación Española Contra el Cáncer para la lucha contra el cáncer de mama), gotas de solidaridad de Solán de Cabras (se dona el 10% del precio a Edición Especial contra el Cáncer de Mama),...
 
Pero sólo hay UNA de ganar la lucha: ELEGIR VIVIR.

 
Hoy es un día muy especial para muchos. Sobre todo, para aquellas personas que están sufriendo en primera persona esta terrible enfermedad, cuyas células se multiplican sin control y de manera autónoma, invadiendo localmente y a distancia tejidos de sus cuerpos.
 
A vosotros quiero dirigirme primero...
 
 
"Querido lector,
 
En primer lugar, quiero darte las gracias. Es evidente que si hubieses elegido rendirte debido a tu enfermedad, no estarías leyendo esto. Por tanto y muy sinceramente, gracias.
 
En segundo lugar, confesarte que sé con toda seguridad que es imposible saber cómo te sientes, que es imposible que me ponga en tu lugar. Pero sí conozco el miedo, como tú.
 
Sé qué se siente al levantarte de la cama y no saber si el día de hoy será igual al de ayer o peor. Este miedo es impredecible, angustioso y te inutiliza. Lo sé.
 
Sé qué se siente al preguntar al médico y no escucharle por miedo a la respuesta y, al mismo tiempo, no poder evitar desear escucharla. Este miedo es aún peor. Es incontrolable y agobiante.
 
Sé que se siente al intentar sonreír con la mirada, con los labios, con tu cuerpo, y no poder hacerlo más que con tu boca... y con lágrimas resbalando por tus mejillas. Y sólo por no querer dar demasiada importancia a una lucha que no es más que tuya ante los que te rodean, aunque muchos de ellos deseasen que fuese de otra manera. Ojalá pudiese ser así.
 
Querido lector, no te rindas. Tú eres importante en muchas vidas. Probablemente, sin ti, muchas vidas quedarían vacías. No dejes de brillar. No dejes de luchar. No dejes de sonreír.
 
El mundo no gira en torno a tu enfermedad, gira en torno a ti. Tú eres lo importante. Tú eres el núcleo. Tú eres el único que debe, y puede, luchar.
 
Querido lector, no te rindas. El cáncer es sólo un camino del que aprenderás muchas cosas, pero no dejes de caminar. A veces, ese camino traerá tinieblas. Otras veces, el sol. Haz que ese sol perdure siempre. Haz que siempre quiera brillar. Y brille. El cáncer no podrá apagarlo. Ya te encargarás tú de conseguirlo. Él no vencerá. El no ganará. Tú eres el luchador, el fuerte, el invencible. Tú eres el ganador. Y ganarás.
 
Querido lector, no te rindas. Deja que los demás te acompañen. Deja que los demás te consuelen. Deja que sean ellos tus piernas, tus brazos, tu pecho. Déjales hacer. Sólo te quieren. Y eso es bueno.
 
Querido lector, no te rindas. Lucha. Lucha hoy y lucha mañana. Lucha todos los días. Y cuando el médico te diga que todo está bien, celébralo, porque ésa será tu victoria más combatida. Tu triunfo. Tu éxito. Tu gloria. Tu botín. Tu vida. Y sólo por eso ya merece la pena. ¡Claro que merece la pena!
 
Querido lector, no te rindas. No te rindas nunca, y GANA".
 
Muchos de los que estáis leyendo esto, seguramente (quiero creerlo y lo creo), hayáis superado una enfermedad tan maligna como lo es el cáncer. A vosotros va dirigido lo siguiente:
 
 
"Querido lector,
 
Gracias. Gracias por levantarte cada día. Gracias por tener la osadía de preguntar a tu médico. Gracias por sonreír. Gracias por no rendirte. Gracias por caminar. Gracias por brillar. Gracias por vencer. Gracias por dejarte consolar y ayudar. Gracias por luchar. Gracias por celebrar. Gracias por vivir.
 
Pero sobre todo GRACIAS POR ELEGIR".
 
Estas dos cartas y estas palabras que, seguramente, no signifiquen nada para muchos, van dirigidas con toda mi ternura y apoyo a todas aquellas personas que hoy día padecen cáncer, para todas aquellas familias y amigos que sufren por esa persona cercana que está viviendo esta terrible enfermedad y para todas aquellas personas que lo han vivido, lo han sufrido, lo han luchado y lo han vencido.
 
A todos, de corazón, les dedico estas palabras.  
 
Deciros que, por mi parte, voy a ir al Concierto de Cadena 100 "Por Ellas", me he comprado la botella solidaria de Solán de Cabras y, aunque me hubiese encantado, me ha sido imposible participar en la Carrera solidaria contra el cáncer porque hoy he tenido que trabajar. Mi granito de arena.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario