viernes, 31 de marzo de 2017

¡Todo por una nariz!

 
Llamadme loca, irracional o ilógica -que también- pero no puedo evitar mirar la nariz de un hombre que me gusta cuando le tengo de frente. Y cuando digo su nariz, me refiero a eso: su nariz. O la mía, que cuando me da el "atontium" ni pienso ni compagino ni nada. Se me queda una cara pez que ya quisieran los boquerones.
 
 
Que los bebés se identifican por completo con mis "babisius máximus", que ni el Bob Esponja ni la esponja a secas, que ya quisieran los egipcios tener unas esfinges como la mía en momentos de tal colapso, que ni Picasso hizo uso de un arte abstracto tan peculiar, que ni el botox ha dejado tan tiesa la piel en toda su historia.
 
 
Que parece que me han atizado tal bofetada que la acción-reacción ha quedado fuera de toda lógica, que el efecto-consecuencia ha quedado sin sentido, que hubo un antes pero no un después, que parece que no arranco,no reacciono y no respiro.
 
 
Que he visto estatuas con más movimiento que mi rostro en pleno atolondramiento. Que ni chasqueando los dedos reacciono. Que hasta Oliver Aton se movía más rápido cuando tiraba a portería. Que explota una bomba al lado y ni me inmuto. Que parece triste pero que es así. Que se me queda una cara de tonta que no sé qué hacer con ella; ya quisieran los venecianos para carnaval.
 
 
Que el tiempo pasa pero yo no coordino. Que veo las horas pasar pero a mí no se me pasa ni a pilas. Que parece que me he quedado sin cuerda, marioneta sin hilos, muñeca de trapo. Que ni los ojos de los animales que usan los taxidermistas, que parecen dos pelotas de cristal brillante.
 
 
Que a poco pierdo la mandíbula o los dientes por el impacto. Que no articulo ni flexiono ni relajo. Que se me nota, que me gusta, que me atrae, que me lo como. Que lo haría allí mismo sin pan ni agua. Que los de Crepúsculo quedarían a la suela de los zapatos.
 
 
Que le daría un muerdo que le dejaría marca en el cuello, el corazón y hasta en el alma. Que lo degustaría a bocaditos y de un solo empellón. Que me matan sus ojos, su sonrisa y su nariz. ¡Y todo por una nariz!
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario