sábado, 27 de julio de 2013

Tu vida en una pulsera


Una amiga ha tenido una idea estupendísima: llevar el recorrido de la vida en una pulsera, un álbum de joyería.
 
Un día, ella tenía que hacer un regalo. Quería que ese regalo fuese especial, nada del típico foulard o del recurrido bolso. Quería que ese regalo fuese único, que nadie más tuviese esa idea más que ella. Así que... pensando, pensando, pensó que un álbum podía ser algo fantástico. Fotos, recuerdos, sonrisas. Sin embargo, aun gustándole la idea, ese regalo le parecía poca cosa. ¡Quería más!
 
A la chica a la que tenía que hacer el regalo le encantan las joyas (¡a quién no!), así que pensó en juntar las dos cosas, un álbum de recuerdos y una joya en uno: un álbum-joya. "¿Y si en una pulsera europea reúno charms que resuman su vida?". ¡Y eso hizo! Lo cierto es que la pulsera le quedó divina y, a su amiga, le encantó.
 
Dispuesta a desear que otros disfrutaran de esta misma idea y como además necesita un dinerillo extra, me propuso vender sus pulseras a través de este blog. Como la idea me cautivó, acepté. Aquí os dejo su oferta:
 
 
DESCRIPCIÓN
Estado: nuevo con etiquetas
Medida de la pulsera: 18-20cm
Pulsera europea en plata mate.
En el precio, está incluida la pulsera y seis (6) abalorios de los que aparecen en la foto.
La pulsera se entrega en bolsita de regalo negra.
Precio: 18€
Precio con envío (correo ordinario): 22€
Unidades: Limitadas
 
* Cuando tengamos oportunidad, publicaremos una foto de la pulsera pionera, para que veáis cómo quedó.

domingo, 21 de julio de 2013

Una pantalón, un dulce

 
Sí, chicas, lo sé. Sol, playa, bronceador. Estamos en verano y tenemos que enseñar pierna, ¡pero no he podido resistirme! El pantalón es absolutamente fabuloso, espléndido, maravilloso. Y lo quería para mí.
 
El poliéster suave rozando mi piel, ese frufrú al pasar por las rodillas, el sonido inquietante de la cremallera... Uhmm, señales totalmente claras y diáfanas. ¿Y por qué no? Los mismos pantalones me gritaban sin cesar "cómprame, cómprame, cómprame". ¿Cómo hacer oídos sordos a tan fabulosa oración? Es completamente imposible.

Además, lo reconozco, soy débil. La tentación puede más que yo. ¡Qué le vamos a hacer! El diablillo rojo siempre gana al ángel caído. Es más... tentador.

Bueno, bueno, no os dejo más con la intriga. Aquí os dejo el post del pantalón:


DESCRIPCIÓN
Estado: nuevo con etiquetas
MARCA: MISS POSH
Talla: M
Estas pantalones son ideales para la ropa de cada día y son perfectos para vestirse. Los pantalones de seda tiene un collar de cintura extendido, abierto el dobladillo con un lazo para cambiar la apariencia y por último, los bolsillos traseros tienen un diseño de ruche hermoso para añadir un pequeño toque extra.
Pantalones de mujer
3/4 de longitud
Bolsillos frontales y traseros
Cierre: Mosca zip y botón
  100% Poliéster/Seda
Lavable a Máquina
Precio: 18€
Precio con envío (correo ordinario): 22€
ESTADO: DISPONIBLE (1 unidad)
 

domingo, 14 de julio de 2013

Joyas, diamantes, piedras preciosas


Sí, sí, damas y caballeros. A nosotras, las mujeres, ¡nos fascinan los diamantes, las joyas, las piedras preciosas! Somos como urracas insaciables buscando, encontrando y coleccionando todo tipo de brillantes. Anillos, pulseras, pendientes, colgantes... No le hacemos feos a ningún tipo de joya. ¡Todas nos quedan perfectas! Y todas las queremos, ¿por qué no? Si pudiéramos, y cuando digo "si pudiéramos" me refiero a "si tuviéramos una tarjeta de crédito sin fondo ya sea propia... o de otro, ji, ji", nos compraríamos TODAS las joyas del planeta. ¡Qué narices! ¡Nos compraríamos todas las joyas del Universo universal! ¡Todas las queremos y todas nos gustan!
 
 
En mineralogía, el diamante (propiamente dicho) es un alótropo de carbono donde los átomos de carbono están dispuestos en una variante de la estructura cristalina cúbica centrada en la cara denominada "red de diamante".
 
Nosotras, a los diamantes los llamamos "MÍO". Una definición concreta y fácil de memorizar. Es como tener un constante Jiminy Cricket, popularmente conocido como Pepito Grillo, que parlotea sin parar en nuestro subconsciente "lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero, lo quiero". ¿Y cómo vamos a negarnos? Al fin y al cabo, es nuestro Pepito Grillo, nuestra más pura conciencia.
 
 
Nosotras las mujeres nacimos para poseer, para tener, para coleccionar. Ya desde pequeñitas nos hacía felices la más simple joya. Aún tengo grabado a fuego en mi memoria el día de mi bautizo, cuando mi madre abrochó -con esa ternura característica en ella- una exquisita esclava de oro en mi muñeca, con el día de mi nacimiento y mi nombre grabado cuidadosamente en aquellos engarces dorados. ¿Y por qué no nos iban a gustar las joyas una vez creciéramos?
 
 
Si después esperábamos ansiosas el día de nuestro cumpleaños, nuestro santo, o cualquier otro día donde pudiéramos festejar algo en el que nos pudieran obsequiar con una pequeña joya, nueva y diferente a las anteriores, pero no por ello de menor valor.
 

Y así crecimos. Llenas de sueños e ilusiones que ansiosamente esperábamos cumplir... y comprar. Y cumplimos, por supuesto que cumplimos. Pero, como todos los sueños, éstos son inagotables. Cuando alcanzábamos uno, enseguida nos surgía otro que ansiosamente esperábamos hacer realidad. Y todos aquellos sueños, tenían un denominador común: los brillantes, los diamantes, las joyas, las luces, las piedras preciosas, el brillo, el glamour, la exquisitez...
 
 
No, chicas, no nos engañemos. ¡Nos encantan las joyas! Y cuanto antes aprendamos a asumirlo, ¡antes nos pondremos a gastar! Ay, me siento como Cruella de Vil rodeadas de pequeños y graciosos dálmatas. Siempre quería más.
 
No puedo evitarlo, ya estoy planificando cuál será mi próximo objetivo... y cómo podré conseguirlo. Si ahorro un poquito de aquí y un poquito de allá, quizás.... Uhmm, no sé, tendré que estudiarlo detenidamente.
 
 
Mientras tanto, os animamos a conocer las piezas que tenemos en venta. Todas ellas chapadas en oro blanco, oro dorado o plata como mínimo de 9K. Por supuesto, ya sabéis que en la pestaña de "joyas" podéis verlas todas. Si tienes alguna duda, por supuesto, no dudes en preguntar.
 
¡Estamos para ayudarte! Y recordad, chicas, una joya es un tesoro. ¿Quién puede resistirse a ser un poquito pirata?